Tipos de divorcio

Básicamente, cuando hablamos de divorcio hablamos de tres tipos de divorcios:

Tipos de divorcio

Divorcio de mutuo acuerdo

Cuando nos referimos al tipo de divorcio de mutuo acuerdo, nos referimos al divorcio que se ha acordado por ambos cónyuges, es decir, el matrimonio se ha puesto de acuerdo en cómo se van a regular sus relaciones familiares tras el divorcio. Por tanto, se han puesto de acuerdo en quién va a tener la guarda y custodia de los hijos (si los hubiera), a qué importe va a ascender la pensión de alimentos, quién la va a pagar, si habrá pensión compensatoria o no, quién se va a quedar con el uso de la vivienda conyugal, el coche, etc.

El divorcio de mutuo acuerdo, también denominado coloquialmente como divorcio express porque se resuelve más rápido, funciona de la siguiente forma:

  • Los cónyuges alcanzan un acuerdo que plasman en un documento denominado convenio regulador. En dicho acuerdo establecen, como hemos dicho antes, las reglas por las que se van a regir sus vidas, en cuanto a la relación familiar se refiere, a partir del divorcio.
  • Dicho acuerdo se presenta anexado a una demanda de divorcio de mutuo acuerdo firmada por un abogado y un procurador.
  • Una vez presentada la demanda en el Juzgado que por reparto corresponda al del último domicilio familiar de los cónyuges, se le da un número de expediente y se pasa al juez para que verifique si ese acuerdo que han alcanzado los cónyuges es justo y conforme a derecho (se trata de verificar que el convenio no vulnera ningún principio o derecho fundamental de ninguno de los cónyuges).
  • Una vez estudiado el convenio regulador, el juez llama a los cónyuges para que ratifiquen su firma, es decir, para que manifiesten reconocer su firma en el convenio (está pensado para evitar que alguien falsifique la firma de otro en un acuerdo manipulado).
  • Una vez reconocida la firma y verificado que el convenio se ajusta a derecho, el juez dicta sentencia judicial homologando el acuerdo alcanzado por los cónyuges y dicha sentencia se inscribe en el registro civil conforme se ha producido el divorcio.

Hay que decir, que en caso de que haya hijos menores de edad, el convenio es pasado, antes de dictar sentencia, al Ministerio Fiscal (órgano público que, entre otras funciones, vela por los derechos e intereses de los menores) para que emita un informe sobre si el convenio concertado entre las partes es adecuado o no para los menores (que no les causa ningún perjuicio a los menores, más allá del hecho de que sus padres se divorcien y la situación familiar cambie, como es lógico).

Divorcio contencioso

El otro tipo de divorcio al que nos referíamos al inicio de este artículo es el divorcio contencioso o divorcio controvertido.

Este tipo de divorcio es aquel en el que los cónyuges no han sido capaces de ponerse de acuerdo. En muchas ocasiones no se ponen de acuerdo porque ni siquiera lo han intentado, la situación es dolorosa y en ese momento es más fácil dejarlo todo en manos de los abogados y del juez y que sean ellos quienes se pongan de acuerdo y decidan.

A pesar de que dejar un divorcio en manos de los abogados puede parecer una situación más sencilla, no siempre es la mejor solución ya que, si bien el abogado tiene que ayudar, no es éste quien tiene que luchar por lo que quiere su cliente, sino que deben ser los cónyuges, por tanto, y aunque a corto plazo sea cómodo dejar todo el peso sobre el profesional, cuyo trabajo es por supuesto imprescindible, a la larga ese peso que nos hemos quitado de encima nos puede acarrear soluciones no deseadas.

La manera en que se desarrolla un divorcio contencioso es la siguiente:

  • El cónyuge interesado en divorciarse (quiera o no el otro cónyuge) puede presentar demanda de divorcio en la que explicará y justificará documentalmente (aportará todas aquellas pruebas físicas) que acrediten el por qué de su petición, el por qué de lo que pide.

    Ejemplo: A la hora de pedir un importe determinado en concepto de pensión de alimentos a favor de los hijos, habrá que justificar cuál es el gasto aproximado de los menores (colegio, ropa, alimentos, etc.).

  • Una vez se presenta la demanda, el juzgado la admite, le da número de expediente y se la envía al otro cónyuge (en este caso el demandado) para que en el plazo de veinte días conteste la demanda de divorcio. Es aquí donde el demandado deberá decir en qué está de acuerdo, si es que hay algo, en qué no lo está e incluso pedir que es lo que quiere él.
  • Tras contestar la demanda, el juez la admitirá y señalará día y hora para la celebración del juicio de divorcio.
  • Una vez celebrado el juicio, donde se oirán a ambos cónyuges, el juez dictará sentencia judicial de divorcio con las medidas acordadas. Dicha sentencia se enviará al Registro Civil para que inscriba el divorcio y puede ser recurrida ante la Audiencia Provincial que corresponda.

Hay que decir que no hace falta recurrir todas las decisiones de la sentencia, se puede estar de acuerdo con algunas partes de la sentencia y no recurrirlas, y solo recurrir alguna o algunas de las decisiones tomadas por el juez en la sentencia de divorcio.

Por último comentar que hay otro tipo de divorcio, que más que un tipo de divorcio es otra forma de interponer la demanda de divorcio de mutuo acuerdo. Es la demanda que se presenta por un cónyuge con el consentimiento del otro. Esto quiere decir que ambos ya están de acuerdo en todo, pero que uno de ellos toma la iniciativa de presentar la demanda ante el Juzgado. En la mayoría de casos, la única circunstancia por la que se interpone así la demanda es porque es uno de los cónyuges el que asume los gastos de abogado y procurador para conseguir el divorcio, al otro cónyuge le está bien tener el divorcio y el acuerdo, pero no le urge y, por tanto, no quiere o no puede hacerse cargo de los gastos judiciales.

Artículos relacionados con Tipos de divorcio

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.