Régimen de separación de bienes

¿Que es el régimen de separación de bienes?

El régimen de separación de bienes es uno de los regímenes económicos por los que se puede regular un matrimonio.

Régimen de separación de bienes

Hay dos grandes tipos de régimenes económicos:

  1. El régimen de separación de bienes.
  2. El régimen de gananciales.

Cuando hablamos de regímenes económicos matrimoniales nos referimos a la forma en la que el matrimonio va a repartirse los bienes y las cargas (deudas) a través de cada cónyuge.

El régimen de separación de bienes, salvo en: Catalunya, País Vasco, Aragón, Navarra y Baleares, tiene que pactarse en capitulaciones matrimoniales, porque si no decimos nada, el régimen económico por el que se rigen los matrimonios en España es, por defecto, el régimen de gananciales.

Así, el régimen de gananciales es aquel por el que cada cónyuge es propietario de lo que tuviese con anterioridad al matrimonio, mientras que, una vez casados, todo lo que los cónyuges obtengan es de ambos indistintamente, salvo: donaciones, herencias, indemnizaciones, etc. que solo pertenecen al cónyuge que las recibe.

Por contra, el régimen de separación de bienes es aquel por el que cada cónyuge es titular de los bienes que tuviese antes del matrimonio y de los que adquiriera después de casarse, es decir, cada cónyuge es propietario de lo suyo y entre los dos hacen frente a las cargas familiares. Eso sí, el pago de las cargas familiares debe hacerse de forma proporcional a los ingresos de cada uno de ellos y, en caso de que no se sepa a quien pertenece un bien, se entenderá que pertenece a ambos cónyuges a partes iguales, cincuenta por ciento cada uno, salvo que se demuestre lo contrario.

El régimen de separación de bienes viene regulado en los artículos 1435 y siguientes del Código Civil y, el artículo 1437 del Código Civil nos da una definición del régimen de separación de bienes:

En el régimen de separación pertenecerán a cada cónyuge los bienes que tuviese en el momento inicial del mismo y los que después adquiera por cualquier título. Asimismo corresponderá a cada uno la administración, goce y libre disposición de tales bienes.

Hay que tener en cuenta que trabajar cuidando de la casa se considera una contribución a las cargas familiares y que en caso de disolución del régimen de separación de bienes, el juez puede acordar una compensación a favor del cónyuge que se dedicó al cuidado del hogar.

Por último señalar que, como hemos señalado al inicio de este artículo hay dos grandes tipos de regímenes económicos: el régimen de gananciales y el régimen de separación de bienes. No obstante, hay un tercer tipo que es el régimen de participación. Este régimen económico es prácticamente desconocido y no se solicita por los cónyuges prácticamente nunca. Se trata de un régimen económico híbrido entre el régimen de gananciales y el de separación de bienes.

Viene regulado en los artículos 1411 y siguientes del Código Civil y, básicamente, es el régimen económico en virtud del cual el matrimonio pacta un porcentaje de participación de cada cónyuge en las ganancias de los bienes del otro cónyuge.

¿Cómo sé si mi matrimonio se rige por el régimen de separación de bienes?

Como decíamos en el apartado anterior, en general y en principio, en España cuando se contrae matrimonio y los cónyuges no dicen nada al respecto, el régimen económico matrimonial que se establece es el régimen de gananciales.

No obstante, hay determinadas Comunidades Autónomas como, por ejemplo, Catalunya, Navarra, País Vasco, etc. en las que el régimen económico que aplican por defecto (si no dices nada) es el régimen de separación de bienes.

En cualquier caso, cualquier pareja que quiera casarse, puede determinar por qué régimen económico quiere que se regule su matrimonio. Para ello, tiene que hacer las denominadas capitulaciones matrimoniales, que son una especie de contrato en el que se determina, entre otras, el régimen económico matrimonial escogido por los cónyuges y que será: el régimen de gananciales, el régimen de separación de bienes o el régimen de participación (este está prácticamente en desuso y la gente lo desconoce).

Las capitulaciones matrimoniales deben hacerse en escritura pública, es decir, ante Notario, y no tienen por qué hacerse de forma previa al matrimonio, se pueden hacer una vez ya se ha celebrado. Eso sí, cuando se cambié al régimen de separación de bienes una vez celebrado el matrimonio, todo lo que se haya adquirido por los cónyuges desde la celebración de la boda hasta el momento del cambio será de ambos cónyuges a partes iguales porque se regían por el régimen de gananciales y, por tanto, todo lo que comprasen desde la boda hasta la firma de las capitulaciones matrimoniales es de ambos, aunque consten a nombre de uno solo (salvo que lo que se comprase, se comprase con dinero o bienes que se tenían antes de casarse, con los denominados bienes privativos).

Artículos relacionados con Régimen de separación de bienes

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.