Pensión compensatoria

Cuando se produce el divorcio de un matrimonio, es decir, este se disuelve, se tienen que tomar ciertas decisiones o medidas sobre cómo se van a regular las relaciones entre los cónyuges una vez roto el vínculo matrimonial. Por ejemplo, tendrán que decidir sobre: el uso del domicilio conyugal, el reparto de la patria potestad de los hijos (si los hubiese), el reparto de bienes, etc.

Pensión compensatoria

Además de estos ejemplos, otra de las medidas que deben tomar los cónyuges es si debe haber pensión compensatoria o no.

La pensión compensatoria es la que se concede a uno de los cónyuges para intentar mantener el nivel de vida que tenía durante el matrimonio tras el divorcio. Está pensada para los casos, por ejemplo, en que la mujer no trabajaba fuera de casa porque dedicaba su vida al cuidado de la familia y del hogar. En estos casos cuando se producía el divorcio, la mujer quedada en una situación de desequilibrio absoluto porque no tenía trabajo ni, por tanto, un salario con el que poder mantenerse y, para poder evitar esta situación, se le concedía la pensión compensatoria que, como su propio nombre indica, pretendía compensarle por su trabajo, dedicación y por el desequilibrio económico que se produciría tras el divorcio.

También suele otorgarse la pensión compensatoria cuando nos encontramos ante matrimonios con un alto nivel de vida o un nivel adquisitivo muy elevado. En estos casos, se otorga la pensión compensatoria, para que el cónyuge que queda en una situación más desfavorecida económicamente hablando pueda mantener, en la medida de lo posible, el mismo nivel de vida que llevaba durante el matrimonio.

La pensión compensatoria viene regulada en el artículo 97 del Código Civil y la define como:

El cónyuge al que la separación o el divorcio produzca un desequilibrio económico en relación con la posición del otro, que implique un empeoramiento en su situación anterior en el matrimonio, tendrá derecho a una compensación que podrá consistir en una pensión temporal o por tiempo indefinido, o en una prestación única, según se determine en el convenio regulador o en la sentencia.

Hay que decir, que en la actualidad, como los matrimonios y la sociedad ha cambiado y ambos cónyuges trabajan fuera del domicilio familiar y son económicamente independientes no suele otorgarse la pensión compensatoria a favor de ninguno de ellos.

¿Qué circunstancias se tienen en cuenta para determinar el importe de la pensión compensatoria?

Para determinar el importe de la pensión compensatoria, el juez tendrá en consideración las siguientes circunstancias (artículo 97 párrafo segundo del Código Civil):

  1. Los acuerdos a que hubieran llegado los cónyuges. Evidentemente, si los cónyuges han llegado a un acuerdo y éste es ajustado a derecho, el juez lo único que hará será homologarlo.
  2. La edad y el estado de salud. Se tendrá en cuenta tanto la edad y el estado de salud de quien debe percibir la pensión compensatoria, como de quien debe pagarla.
  3. La cualificación profesional y las probabilidades de acceso a un empleo. Se tendrá en cuenta para conceder la pensión compensatoria las probabilidades de conseguir un empleo y el tipo de empleo que puede conseguir el cónyuge que debe percibir la pensión compensatoria, no será el mismo salario dependiendo del tipo de trabajo al que pueda acceder.
  4. La dedicación pasada y futura a la familia.
  5. La colaboración con su trabajo en las actividades mercantiles, industriales o profesionales del otro cónyuge. Lo que se pretende es que si uno de los cónyuges ha estado trabajando para el otro en su empresa de forma "encubierta", éste sea recompensado por ese trabajo ya que, probablemente, la dedicación a la empresa del otro cónyuge le haya impedido tener su propio empleo.
  6. La duración del matrimonio y de la convivencia conyugal. No será lo mismo un matrimonio que lleven juntos 20 años, que un matrimonio que lleven juntos 2 años.
  7. La pérdida eventual de un derecho de pensión.
  8. El caudal y los medios económicos y las necesidades de uno y otro cónyuge. Dependerá del nivel adquisitivo de los cónyuges que la pensión compensatoria se otorgue y el importe de la misma. Porque tampoco se trata de que el que pague la pensión compensatoria se quede en una situación precaria económicamente hablando.
  9. Cualquier otra circunstancia relevante.

Hay que decir que la pensión compensatoria puede establecerse durante un plazo determinado y si, se estableciese de forma indefinida, el cónyuge que la paga puede pedir al juzgado dejar de pagar la pensión compensatoria si su situación o la del cónyuge que la percibe han cambiado considerablemente. Imaginemos el caso de que a l que percibe la pensión compensatoria le ha tocado la lotería, se ha vuelto a casar o ha encontrado un buen trabajo que le permite ser independiente económicamente hablando. También puede pasar al revés, que las circunstancias del cónyuge que paga la pensión compensatoria hayan cambiado. Imaginemos que ha perdido el trabajo, ha sido incapacitado, etc.

Cuando se quiera suprimir, rebajar o aumentar la pensión compensatoria, se tiene que interponer un procedimiento de modificación de medidas.

Por último, señalar que la pensión compensatoria no tiene porque ser un pago periódico, con la reforma del Código Civil de 2005, se introdujo la posibilidad de que se pagase un único importe como pensión compensatoria, la denominada prestación única.

Artículos relacionados con Pensión compensatoria

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.