Incumplimiento del convenio regulador

Hablamos de incumplimiento del convenio regulador cuando éste ha sido homologado por un juez a través de la sentencia de divorcio y uno de los cónyuges incumple su contenido. O dicho de otro modo:

Incumplimiento del convenio regulador

Cuando nos encontramos ante un divorcio de mutuo acuerdo (los cónyuges se divorcian de forma cordial), debemos firmar un convenio regulador que será el "contrato" que vincule a los cónyuges sobre qué deben hacer y a qué tienen derecho y no tras el divorcio. Si este convenio regulador es legal (no infringe ningún derecho fundamental ni de los cónyuges, ni de los hijos si los hubiere) el juez lo homologará a través de la sentencia de divorcio que, será firme y de obligado cumplimiento.

Por tanto, una vez dictada la sentencia de divorcio de mutuo acuerdo el convenio regulador es de obligado cumplimiento ya que, debemos ser conscientes de que el incumplimiento del convenio regulador tiene sus consecuencias.

¿Qué puedo hacer si hay incumplimiento del convenio regulador por parte del otro cónyuge?

Ante el incumplimiento del convenio regulador se pueden hacer dos cosas: Interponer una demanda ejecutiva o solicitar una modificación de medidas.

Interponer una demanda ejecutiva

Cuando estamos ante un incumplimiento del convenio regulador de tipo pecuniario, es decir, que por ejemplo, el otro progenitor no abona la pensión de alimentos de los hijos o la pensión compensatoria a favor del otro cónyuge, lo que debe hacerse es presentar ante el juzgado que dictó la sentencia de divorcio una demanda de ejecución o ejecutiva. Esta demanda, debe ir firmada por abogado y procurador, sea cual sea la cuantía que se reclame ya que, al proceder de un procedimiento de divorcio es necesaria la asistencia de abogado y procurador de los tribunales.

En la demanda de ejecución se expondrá cuál es el incumplimiento del convenio regulador que se reclama y se justificará. Por ejemplo: Se reclama la cantidad de X euros, en concepto del impago de las pensiones de alimentos de los meses de marzo, abril, mayo (por ejemplo).

Una vez presentada la demanda de ejecución, el juez le dará traslado al otro cónyuge para que en el plazo de diez días: acredite que no adeuda el dinero que se le reclama en la demanda (imaginemos que si que lo ha pagado o que ha pagado parte de lo que se le reclama) o que pague la cantidad reclamada. En caso de que no se conteste la demanda ejecutiva, ni se abonen las cantidades reclamadas, el juez acordará el embargo de bienes del cónyuge deudor (nómina, coche, vivienda, etc.). Normalmente, si la cantidad no es muy elevada, se suele embargar la nómina y, si ésta no llega o no hay nómina, se embargan el resto de bienes.

En la demanda de ejecución, no solo se le reclamará la cantidad que se adeude, sino que, además, se añadirá un treinta por ciento en concepto de intereses y costas del procedimiento judicial.

Hay que decir, que en caso de que la deuda sea muy evidente el juez puede incluso acordar el embargo de los bienes antes de que el cónyuge deudor haya recibido la demanda de ejecución, pero esto no es habitual. Normalmente, se le da el plazo de diez días para que el cónyuge se oponga a la demanda ejecutiva justificando que no es cierto el incumplimiento del convenio regulador que se dice o para que pague lo que se le reclama por su incumplimiento antes de proceder al embargo de sus bienes.

Por último, decir que en caso de que la demanda ejecutiva se interponga ante el incumplimiento del convenio regulador relativo al impago de las pensiones (alimentos y/o compensatoria), la demanda ejecutiva se puede ir ampliando por los impagos de los meses siguientes, sin que sea necesario poner una demanda por cada incumplimiento.

Interponer una demanda de modificación de medidas

Cuando nos encontramos ante un incumplimiento del convenio regulador relativo, por ejemplo, al régimen de visitas o a la guarda y custodia. Imaginemos, por ejemplo, que el cónyuge no cumple el régimen de visitas acordado nunca porque el horario de trabajo no se lo permite, se traslada de domicilio, etc. En este caso, cualquiera de los cónyuges puede interponer una demanda de modificación de medidas, en el que explique cuál es el incumplimiento del convenio regulador, el motivo del incumplimiento y qué es lo que se pide que se cambie.

Esta demanda de modificación de medidas será estudiada por el juez (y por el Ministerio Fiscal en caso de que las modificaciones afecten a hijos menores de edad) y dictará sentencia de modificación de medidas estimando o no lo solicitado.

Consecuencias del incumplimiento del convenio regulador

Como hemos visto, las consecuencias de un incumplimiento del convenio regulador de carácter económico, conlleva el embargo de los bienes por importe de lo que se adeuda más intereses y costas del procedimiento.

Por contra, en caso de un incumplimiento del convenio regulador (reiterado) y relacionado con la estancia con los menores, por ejemplo, este incumplimiento conlleva la posibilidad de que el juez cambie las medidas acordadas en el convenio regulador y limite la estancia con los hijos o cambie el horario de visita, por ejemplo.

En cualquier caso, en caso de que el incumplimiento del convenio regulador se deba a causa de fuerza mayor (cambio de trabajo, domicilio, etc.) lo mejor es hablarlo con el otro cónyuge para de mutuo acuerdo modificar las medidas aprobadas en su día por el juez y que se recogen en el convenio regulador. Hemos de pensar que el convenio regulador, siempre se aplicará en defecto de lo que los cónyuges puedan acordar de forma verbal. No es un sistema rígido, puede modificarse, pero, siempre y cuando, ambos cónyuges estén de acuerdo. En caso de desacuerdo, tendrán que estar a lo que se diga en la sentencia de divorcio.

Artículos relacionados con Incumplimiento del convenio regulador

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.