Guarda y custodia compartida

¿Qué es la guarda y custodia compartida?

La guarda y custodia de los hijos es una de las medidas que deben adoptarse tras el divorcio.

Así, cuando los cónyuges se divorcian o separan y tienen hijos en común que conviven con ellos y que no son económicamente independientes, tiene que decidirse, entre otras medidas, cuál de los progenitores se va hacer cargo del cuidado de los hijos y por tanto, a cuál de los dos progenitores se le va a otorgar la guarda y custodia de los hijos.

Guarda y custodia compartida

La guarda y custodia puede otorgarse solo a favor de uno de los progenitores o a ambos progenitores, en este caso, cuando la guarda y custodia de los hijos se otorga a los dos padres (a ambos progenitores), hablamos de una guarda y custodia compartida.

¿Qué implica la guarda y custodia compartida?

Básicamente, la guarda y custodia compartida por ambos progenitores a favor de los hijos, implica que los padres compartan el tiempo y cuidado de los hijos a partes iguales. Así, los hijos pasarán la mitad del tiempo con cada uno de los progenitores. Hay veces que la guarda y custodia es compartida aunque no se pase exactamente la mitad del tiempo con cada progenitor.

En contra de lo que pueda parecer, la guarda y custodia compartida resulta beneficiosa para los hijos y no les supone ningún tipo de trauma el tener que trasladarse de una vivienda a otra, al contrario, es más favorable para ellos compartir su tiempo con ambos progenitores que el ver solo a uno de ellos en contadas ocasiones. Eso sí, para poder llevar a cabo una guarda y custodia compartida es aconsejable que ambos progenitores residan en la misma población de manera que el traslado al colegio y las relaciones de los hijos con sus amigos y su entorno se vean lo menos afectados posible.

Hay casos de guardas y custodias compartidas en las que los hijos residen todo el tiempo en el mismo domicilio y son los padres los que se trasladan de una vivienda a otra (de la vivienda donde están los hijos a su vivienda propia), pero no es algo que resulte favorable siempre, se tiene que tener muy claro y tiene que haber muy buen entendimiento entre los progenitores. No obstante, se puede intentar.

¿Cómo se decide la guarda y custodia compartida?

El disponer de una guarda y custodia compartida puede ser algo que decidan los progenitores de mutuo acuerdo (divorcio de mutuo acuerdo o divorcio express) o una decisión tomada por el juez en el proceso de divorcio (divorcio contencioso) o, incluso después de finalizado el procedimiento de divorcio.

Así, en caso de que un progenitor no tenga la guarda y custodia compartida, puede pedir al juez que se le otorgue (mediante una demanda de modificación de medidas), siempre y cuando, las circunstancias lo aconsejen y sea posible. Imaginemos, por ejemplo, el caso de unos progenitores divorciados hace tres años cuando el hijo era solo un bebe y se le otorgó la guarda y custodia a la madre por la edad del bebe, ahora, tres años después, el padre puede pedir que se pase a una guarda y custodia compartida, siempre que acredite que puede encargarse de su hijo y que la relación con el menor es buena.

Hay que decir, que hay casos en los que el juez acuerda la guarda y custodia compartida de forma progresiva, para que no sea un cambio muy brusco para el hijo o hijos cuando éstos llevaban años bajo la guarda y custodia de solo uno de los progenitores.

También puede otorgarse la guarda y custodia durante un plazo de prueba para ver si funciona y si resulta favorable para el menor.

¿Es habitual que se otorgue la guarda y custodia compartida?

Cada vez es más habitual que la guarda y custodia sea compartida por ambos progenitores ya que, ahora la sociedad ha cambiado y cada vez dista más de la situación familiar en la que el padre trabajaba todo el día y la madre se quedaba al cuidado de los hijos y de la casa. Ahora, en la mayoría de casos, ambos progenitores trabajan fuera del domicilio familiar y ambos se hacen cargo de los hijos a partes iguales, por lo que, en estos casos, no es justo que tras le divorcio o la separación solo uno de ellos tenga derecho a quedarse con los hijos y el otro progenitor pase de estar con los hijos y cuidarlos diariamente, a tener un régimen de visitas, por muy amplio que éste resulte.

Como decíamos, cada vez es más común otorgar guardas y custodias compartidas. De hecho en Catalunya, actualmente, se establece la guarda y custodia compartida por defecto, debe acreditarse que no es factible la guarda y custodia compartida para que se otorgue solo a uno de los progenitores, adaptando de esta forma las leyes a las decisiones cada vez más habituales de los jueces. Normativa autonómica que, a nuestro entender, se ajusta a la sociedad actual y a la necesidad y posibilidades de los progenitores y de los hijos.

Artículos relacionados con Guarda y custodia compartida

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.