Convenio regulador

¿Qué es el convenio regulador?

El convenio regulador es el documento que redacta el abogado de divorcio y que recoge todos los acuerdos alcanzados por los cónyuges en el proceso de divorcio.

Convenio regulador

Así, cuando los cónyuges deciden romper el vínculo matrimonial a través del divorcio y lo hacen a través del divorcio de mutuo acuerdo, deben firmar el convenio regulador, que no deja de ser una especie de contrato entre las partes (los cónyuges) sobre cómo se van a repartir sus bienes y, en caso de que haya hijos comunes, cómo van a ser las relaciones familiares respecto de estos, tras el divorcio.

¿En qué tipo de divorcios se firma el convenio regulador?

El convenio regulador solo se firma en caso de divorcio de mutuo acuerdo (amistoso) o divorcio express ya que, como hemos dicho en el apartado anterior se trata de un documento que recoge los acuerdos de los cónyuges sobre cómo se van a repartir sus bienes y cómo van a gestionar sus relaciones familiares tras el divorcio, por lo que, en caso de divorcio contencioso (no amistoso) no tiene sentido.

¿Quién debe redactar el convenio regulador?

El convenio regulador lo redacta el abogado o abogados que tramiten el divorcio. En este caso, al tratarse de un divorcio de mutuo acuerdo puede haber un único abogado para ambos cónyuges o cada uno de ellos puede tener su propio abogado.

A veces, los cónyuges no se ponen de acuerdo, por lo que, cada uno acude a un abogado de divorcio y estos (los abogados) son lo que acaban alcanzando el acuerdo con el beneplácito de sus clientes. De manera que, es posible que un divorcio se inicie como contencioso, porque los cónyuges no son capaces de ponerse de acuerdo, pero termine como divorcio de mutuo acuerdo.

¿Qué debe contener un convenio regulador?

El convenio regulador debe contener las siguientes manifestaciones:

  1. La identidad de los cónyuges: Nombre completo, DNI o documento oficial que los identifique y dirección postal.
  2. El deseo de disolver el matrimonio por divorcio.
  3. La fecha y lugar del matrimonio, junto con los datos de inscripción del Registro Civil donde esté inscrito el matrimonio.
  4. Nombre de los hijos y fecha de nacimiento de los hijos. Se trata de saber si son mayores o menores de edad, porque en caso de que sean menores de edad, el convenio regulador no solo tendrá que tener el visto bueno del juez, sino que también, necesita obtener el visto bueno del Ministerio Fiscal, que verificará que el convenio regulador no infringe ningún derecho de los menores.
  5. Qué bienes se tienen y cómo se van a repartir: Vivienda, coche, cuentas bancarias, acciones en bolsa, etc. En muchas ocasiones los bienes ya se han repartido, por lo que, únicamente, se indica en el convenio regulador que los bienes (como es el ajuar familiar o el dinero de las cuentas bancarias) ya ha sido repartido con anterioridad a la firma del convenio regulador.
  6. Quién se va a quedar con el uso del domicilio familiar. Normalmente, si la vivienda no se la queda en propiedad uno de los dos cónyuges (comprando la mitad al otro cónyuge cuando es propiedad de ambos), el uso del domicilio familiar se otorga al cónyuge que se quede la guarda y custodia de los hijos o, en su defecto, se otorga al que queda más desfavorecido económicamente tras el divorcio.
  7. La patria potestad de los hijos. Esto hace referencia a cómo se van a repartir los derechos y obligaciones respecto de los hijos, quién va a tomar las decisiones importantes sobre sus vidas. Normalmente, la patria potestad es siempre compartida a partes iguales por los progenitores.
  8. La guarda y custodia de los menores. Quién de los dos progenitores (o los dos) va a quedarse al cuidado de los hijos. En Catalunya se prevé una guarda y custodia compartida por defecto, lo que a nuestro entender es un acierto ya que, se ha demostrado que las guardas y custodias compartidas por ambos progenitores, siempre que sea posible, favorece a los hijos comunes del matrimonio.
  9. El régimen de visitas. El progenitor que no tenga la guarda y custodia de los hijos tiene derecho a pasar tiempo con ellos y esto, es lo que se llama régimen de visitas. Este puede ser muy limitado o muy amplio, dependiendo de muchos factores (tiempo del progenitor, horario de los hijos, distancia entre domicilios, etc.).
  10. La pensión de alimentos, es decir, el importe que debe pagar el progenitor no custodio al progenitor que tiene la guarda y custodia para el mantenimiento de los hijos.
  11. La pensión compensatoria. En caso de que uno de los cónyuges haya quedado desfavorecido económicamente tras el divorcio, puede acordarse o no una pensión a su favor para compensarle por el daño que se le causa económicamente tras el divorcio.
  12. Firma de los cónyuges en todas las páginas del convenio regulador, como si de un contrato se tratase.

¿Cómo y dónde se presenta el convenio regulador?

Una vez los cónyuges han firmado el convenio regulador, el abogado lo presenta ante el juzgado anexado a una demanda de divorcio de mutuo acuerdo y junto al certificado de inscripción del matrimonio y los certificados de nacimiento de los hijos, si los hubiere.

La demanda de divorcio, junto con el convenio regulador, debe presentarse ante el Juzgado de Familia que corresponda al último domicilio familiar y si es ajustado a derecho será homologado por el juez a través de la sentencia de divorcio.

Modelo de convenio regulador

A fin de entender mejor qué es un convenio regulador y qué debe contener, ponemos a vuestra disposición un modelo en nuestro artículo modelo de convenio regulador.

Artículos relacionados con Convenio regulador

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.